domingo, 30 de noviembre de 2014

Premio de Honor AAC 2014 a Rosa Galcerán


Hace un año ya que entregamos el primer Premio de Honor a Nuria Pompeia y la Asociación  de Autoras de Cómic pasó de ser un proyecto a una realidad. Motivadas por la necesidad de un cambio en la industria del cómic, unas cuantas de nosotras decidimos empezar a caminar por nuestro propio pie, pero siempre de la mano de otras. Porque vimos que siendo conscientes del entorno, del contexto, de nuestras distintas situaciones en esto que llamamos industria del cómic y trabajando juntas por la visibilización del trabajo de las mujeres en el mundo de la viñeta, el cambio podía ser posible.

Y nos pusimos manos a la obra. En este primer año de vida, nos hemos comprometido con la lucha contra la Ley del Aborto del exministro Gallardón creando la plataforma Wombastic, un espacio de expresión para todas aquellas y aquellos que quisieron participar con su forma de mirar, de crear a través de la imagen su inconformismo hacia una norma que busca coartar la autonomía de las mujeres. También hemos comenzado un interesante proceso de autoconocimiento y organización: Nos reunimos todas por primera vez en Asamblea en el Salón del Cómic de Barcelona. Pero si de algo estamos orgullosas es de liderar la recuperación de autoras olvidadas por la historia del cómic; olvidadas por la crítica y por el público, pero no por sus hermanas de tinta.

Este ha sido una año importante para todas nosotras. Hemos vuelto al Comicca un año después de nuestra presentación en sociedad, emocionadas. Esta iniciativa -joven, luchadora e independiente- crece dándonos la mano y apoyando el sueño de un cambio social. Solo podemos daros las gracias, hermanas.


Rosa Galcerán, Premio de Honor AAC 2014

El Premio de Honor de la Asociación de Autoras de Cómic que entregamos este año es un puro acto de reivindicación histórica. Con él queremos hacer justicia con una de nuestras autoras más longevas: Rosa Galcerán tiene 97 años y la gran mayoría de ellos ha estado esperando un gesto de reconocimiento por parte del mundo de la historieta que, desgraciadamente, no ha llegado aún. Sirva este premio como excusa, como principio, como anuncio de una año de gestos hacia ella y su trabajo. 

Hace un mes, cuando le comunicamos a Rosa que le daríamos el premio, nos contaba feliz cómo dibujaba con sus hijos en su falda y algunos de los logros de los que se sentía orgullosa. También nos contó cómo se puso en duda siempre su capacidad para trabajar. "Se me cuestionaba, eran otros tiempos". Esos tiempos deben desaparecer para siempre.

Para que las cosas empiecen a cambiar hace falta compromiso. Un compromiso férreo de todas las personas implicadas en nuestra industria de cómic. Hombres y mujeres que, de verdad, quieran cambiar las cosas para que la cultura sea algo más que vender, vender y vender. Nosotras no nos vendemos. Nosotras creemos firmemente en que el cambio ha de ser a todos los niveles. Necesitamos que la divulgación, la crítica, el gremio de libreros y libreras, autoras y autores, editores y editoras sean conscientes del poder de cambio que tienen en sus manos y se involucren.

Como personas que crean, personas responsables de una imagen proyectada sobre el papel, debemos comprometernos con lo representado. Debemos trabajar para que nuestros personajes abandonen los estereotipos que nos perjudican a todos y todas, pues legitiman un sistema que nos atenaza. Trabajar la representación desde la perspectiva de género para darle la vuelta y empoderarnos; para inspirar a nuestras compañeras y compañeros; para inspirar también a las nuevas generaciones que llegan. 

Entrega del Premio de Honor AAC en la Asociación de la Prensa de Granada

La investigación, la crítica y la divulgación tienen aquí un papel más que importante: Recuperar a autoras históricas y difundir la obra de muchas que aún permanecen en la retaguardia  es una labor capital para la visibilización de una historia poblada por mujeres, todas ellas siempre adscritas a un discreto segundo plano que las ha empujado a estar fuera de la “foto finish” del Noveno Arte. Y qué decir de la edición, ¿se atreverán a apostar por una nueva generación de autoras, dispuestas todas ellas a transformar el mundo del cómic? 

La Asociación de Autoras de Cómic es esa voz. La voz de las conscientes, de las despiertas, de las unidas en hermandad para que todo cambie. Valga este premio a Rosa Galcerán para seguir en el camino. Porque, si todas y todos decidimos involucrarnos, en un futuro, esperemos que no muy lejano, dejaremos de emitir mensajes como éste y no tendremos que organizar festivales que denuncien la invisibilización del trabajo de las mujeres en el mundo del cómic. Si todo cambia, no tendremos por qué pelear por el reconocimiento público a una anciana que ha entregado toda su vida a un arte que, desgraciadamente, parece haberla olvidado.


ROSA GALCERÀN VILANOVA (Barcelona, 1927)


1937:
Primeras publicaciones en la revista Porvenir.

1942/ 1946: Se une a la productora Diarmo Films y colabora en las primeras películas de animación junto a Arturo Moreno: El capitán Tormentoso, Garbancito de la Mancha i Alegres vacaciones. Alterna este trabajo con colaboraciones en la revista Mis Chicas.

1946/ 1971: Ediciones Toray. Colección Azucena. Dibujante, guionista, fundadora y creadora de la colección.

Ilustradora y poeta ha publicado también el libro Poemes de Tardor (Ed. Poesia Viva, 1997) y Sons y Ressons ( Ed. Comte D’aure, S. L. 2004, eBook).



*Discurso pronunciado en la entrega del Premio de Honor AAC en el contexto del Comicca Fest el pasado 29 de noviembre del 2014. 

1 comentario:

  1. Nuestra más sincera felicitación a Rosa Galceran, y a ese colectivo que ha asumido la feliz tarea de tejer un hermoso retablo de autoras de cómic de alcance internacional.

    ResponderEliminar