lunes, 27 de octubre de 2014

"La edad peliaguda": Tres librer@s recomiendan cómics para niñ@s entre 4 y 10 años




En la exposición 'Metamorfosis', dedicada a los pioneros de la animación Starewitch, Svankmajer y los hermanos Quay es fácil encontrar padres y madres dispuestos a correr riesgos; progenitores y tutoras conscientes de que los niños y las niñas suelen estar más que dispuestos a querer mirarlo todo. En el congreso Mentes Femeninas no fueron pocas las compañeras que nos preguntaron por recomendaciones de cómic para los más pequeños y pequeñas. De este viaje, y alguna que otra conversación con amigas, surge el título de esta entrada: "la edad peliaguda".

La hemos llamado así no tanto por los infantes como por sus tutores legales. Conscientes de la preocupación de muchos de ellos y ellas por saber qué lectura puede ser la más interesante (no nos arriesgamos a decir "adecuada") para las cabezas rebosantes de ideas e imágenes de niños y niñas entre cuatro y diez años, le hemos pedido a tres amigas de la Asociación de Autoras de Cómic (AAC) que nos hagan unas sugerencias fruto de su experiencia y buen hacer a la hora de observar qué se llevan los más pequeños a leer cuando estos creen que nadie mira.


Desde Delirio librería y cómics, Such nos trae dos cómics para disfrutar sin acompañamiento de adultos: Los Señores Formas, un tebeo donde Denís, un niño de siete años, idea y dibuja las aventuras de un triángulo, un círculo y un cuadrado ("Nadie como un niño para hablar su idioma", dice Such); y El zoo de Antón que, junto con La Tirita (ambos de Juan Berrio), suponen una interesante opción para acercarse al mundo de la viñeta muda desde el punto de vista "mágico" e "inocente" de este autor.

Muchas obras no son concebidas para el público infantil, pero los niños y niñas que pasan por Delirio las escogen como sus favoritas. Such ha estado atento a sus elecciones:

Nina, de Agustina Guerrero: "Sorprendentemente, pese a ser una obra dirigida a un público muy específico (su titulo completo es Diario de una adolescente), en la librería goza de un pequeño ejercito de fans que, lejos de estar en plena adolescencia, suelen ser todos niños (que no niñas, por lo que va a resultar que el género es una construcción social)". 

Croqueta y Empanadilla, de Ana Oncina: Historias mínimas, en clave de humor, protagonizadas por dos híbridas. "Pese a estar presumiblemente pensada para un publico adulto, en la libreria gusta una barbaridad entre el publico de siete anueve años". Algo parecido ocurre con Bacon & Friends, tiras cómicas protagonizadas por un bulldog frances ideado por Josep Busquet y Ximo Abadía. "Otra obra que seguramente no se pensó para el publico mas joven pero que, al ser las aventuras de animales en formato cómic, se consigue un lenguaje sencillo y universal que gusta mucho a la clientela más joven". 

No obstante, en el marco de "extrañas elecciones", destaca este librero Curiosity Shop, una aventura de época enfocada a un público adulto de la que son responsables Montse Martín y Teresa Valero. Gusta entre los niños y niñas que bordean la pre-adolescencia. "Siempre me ha dado por pensar que se debe a su tremenda protagonista, Max Prado", subraya Such. 


Cuando el género es lo de menos

Para aquellas y aquellos que ya se las apañan con la lectura sin importarles demasiado el género de cómic que tienen entre las manos, el librero recomienda Las pequeñas aventuras de ¡Súper Jaime! y su cuadrilla, de Daniel Martínez de Leiva y Verónica Álvarez. "Desde como superar miedos infantiles o hacer los deberes haciendo uso de superpoderes que tienen mas que ver con nuestra imaginación y ganas de divertirnos que con picaduras de arañas o venir de extraños planetas". 

También está en esta lista Yotsuba to!, el manga de Kiyohiko Azuma, donde una pequeña muchacha de unos siete años nos hace partícipes de su delirante manera de ver el mundo. Marie Curie, dentro de la colección científicos de Jordi Bayarri; "un cómic al servicio de la divulgación que nos cuenta la historia de esta investigadora, su vida y sus logros en el difícil mundo de la ciencia. Nos quedamos con este cómic por ser la primera mujer en la colección, pero también se puede acudir a sus otros títulos, con Darwin, Galileo y Newton como protagonistas". Y Bandette, de Paul Tobin y la dibujante Collen Coover, un cómic con heroína enmascarada al frente, que resuelve los misterios que la autoridad no es capaz de solucionar.

De entre las apuestas del librero destacamos a Kate Leth, guionista, dibujante y librera feminista, y los cómics de Marceline y las divas del terror y Hora de Aventuras con Fionna y Cake. "Una pasada contar con ellas en estas dos imaginativas historias dentro del universo de Pendleton Ward, con las chicas como protagonistas y ese curioso juego del intercambio de sexo de sus personajes". 


Such también recomienda Bone, la serie de Jeff Smith, obra en la que coincide con otra de nuestras invitadas, Patricia, de la librería Mujeres y Compañía, que es más que leal a un clásico, Calvin y Hobbes, de Bill Watterson.

Su listado de sugerencias empieza con un reto, Lunch Lady, de Jarret Krosoczka. Publicado en la editorial Roca, solo que agotados. Nos asegura Patricia que "merece la pena intentar conseguir este cómic, donde una heroína con identidad secreta desarrolla sus aventuras en un colegio". De 7 a diez años. Repite Teresa Valero, ahora junto a Juanjo Guarnido, con Brujeando, "un cómic que revisa los clásicos tópicos de hadas y brujas en medio de relaciones muy humanas". Recomendado para infantes, al igual que Hilda y el trol, de Luke Pearson, editado por Barbara Fiore. Un cómic protagonizado por una chica a la que le encanta dibujar, como a su madre, que se dedica a ello de manera profesional. Y siguiendo con recomendaciones para los más pequeños, ¡El lobo ha vuelto!, de Geoffoy de Pennart, en la editorial Corimbo. Nos comenta Patricia que "no es exactamente un cómic (no delimita las viñetas; no hay globos de texto/diálogos), pero utiliza muchos de sus elementos para expresar las distintas situaciones". De esta misma fórmula expresiva bebe Tu fantástico y elástico cerebro, de Joann Deak y Sarah Ackerley, en la editorial Juventud. 

Para los que bordean la década o la tienen ya cumplida, Marieta, de Nob, "un cómic que nos narra a través de los recuerdos de la infancia de su protagonista, la época de entreguerras en la Francia más rural. Y para todas las edades, DownTown, de Rodrigo García y Noël Lang (ambas en Dibbuks). "Este es un cómic que refleja una forma de ver y habitar el mundo... y que es importante que los/las peques conozcan, pues trata un tema, el de las personas con síndrome de Down, que requiere no tanto que se integren en la sociedad, como que esa sociedad, que somos todas y todos, integre de veras la diversidad", precisa Patricia.

Concluye esta librera apasionada de los cómics con dos propuestas que, aunque se van un poco de "la edad peliaguda", considera importante destacar: Tamara, mi primera vez, y Nemi, la heroína gótica, dos cómics para adolescentes con hambre de viñetas.


Decálogo de ocho propuestas rápidas

Y terminamos con un decálogo de ocho sugerencias elaborado por Kika Piper, de El Molar, que coincide con Such, de la librería Delirio, en algunos títulos:

1. Los Mumin, colección de Tove Jansson (Cocobooks) - 8 años.
2. Ana y Froga vol. 1 y vol. 2. Anouk Ricard (Blackie Books) - 7 años.
3. De Postre, por Mauro Entrialgo (Fulgencio Pimentel) - 6 años.
4. El zoo de Antón, de Juan Berrio (Colección Mamut, de Bang) - 3 años.
5. La montaña mágica, de Jiro Taniguchi (Ponent Mon) - 9 años.
6. Los señores formas, de Denís Roca (Edicions de Ponent) - 3 años.
7. El Principito, de Joann Sfar (Salamandra) - 10 años.
8. Al final, de Silvia Nanclares y Miguel Brieva (Kókinos) - 7 años. 


Para que el decálogo nos quede en diez, quien suscribe este artículo se ha permitido sugerir dos títulos venidos del otro lado del Atlántico. Perteneciente a la tradición superheroica, la versión mini de Los Nuevos Titanes: Los Pequeños Titanes (ECC), o de cómo aprender a ser un héroe/una heroína desde la más tierna infancia. Y para que la acuarela entre por los ojos de los/las más pequeños/as, La Bruja Madrina, de Jill Thompson, uno de los títulos que más recomiendan artistas tan geniales como el propio Jeff Smith, autor de Bone, o el delirante Bill Sienckiewicz. Como apunte final, un cuento ideado por la propia Thompson, The Little Endless, que bebe del universo creado por Neil Gaiman, The Sandman. Eso sí, para leer en inglés. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada